Domingo sin exposiciones

En la mayoría de los casos parece ser de dientes para fuera, pero cuando de declarar se trata todos coincidimos en que las actividades artísticas, el fortalecimientos de las prácticas culturales de una comunidad, ayuda a mejorar ostensiblemente su calidad de vida, la de la propia comunidad y, por supuesto, la de sus miembros. Arma eficaz, entonces, contra la violencia, la drogadicción, el pandillerismo, son las artes y su disponibilidad en la comunidad, pues ofrecen, en un momento dado, lo mismo la adquisición de un oficio, que la asistencia al simple espectáculo que te permite ver con otros ojos tu realidad y la de los demás.

Es por esto que cualquier recorte a los presupuestos destinados al estímulo de estas actividades es como un atentado contra la propia comunidad, un obstáculo a su desarrollo, un dejar de hacer a su favor. Pero negar los recursos humanos y económicos necesarios para el sostenimiento de las prácticas culturales no es la única manera en que se atenta contra la comunidad o se apuesta en su contra. También el mantener cerrados los recintos culturales, las galerías y museos, los teatros y salas de lectura, las salas de concierto, los espacios al aire libre, los días en que la gente puede acudir a ellos, esto es, los fines de semana, días feriados y/o vacacionales, se convierte en otra forma de impedir el goce irrestricto de la cultura y sus resultados al que todos, como ciudadanos que somos de un país, tenemos derecho.

No se trata de señalar yerros por el solo hecho de serlo, ni de buscar culpables para cortar cabezas, sino de hacer consciencia sobre estos temas e impedir, entre todos, vuelvan a suceder. El fin de semana anterior estuvo cerrado el Museo El Centenario en el municipio de San Pedro, Garza Garcia, N.L., México. No es esta la primera vez que en las administraciones municipales para no pagar los salarios especiales que acarrea el trabajar en días feriados, prefieren cerrar sus puertas y perjudicar a toda la comunidad. Pareciera ser qué se preguntan ¿a quién ha hecho daño el no asistir a una obra de teatro, el no ver una exposición, el no escuchar un concierto? Nadie ha muerto por eso, luego entonces no es importante. Ojalá en verdad no lo fuera y que la próxima vez que sepamos de un caso de violencia familiar se lo achaquemos mejor al mal clima, que a la falta de calidad de vida.

Ver también: http://www.veryrepresentar.blogspot.com

Tristes imágenes

3

Presento a continuación el texto de Veronique Chapuy que se entregó como hoja de sala en la exposición París J+2 tristesse, inaugurada el pasado día 28 de enero en la galería de la Alianza Francesa, Valle. Por su valor testimonial y explicativo se presenta integramente.

PARIS J+2 TRISTESSE

“En esta exposición presento el recorrido de las calles de París los días posteriores a los atentados del 13 de noviembre de 2015.

“Es una serie de atmósferas simbólicas que buscan vincular la pulsión del inconsciente con la realidad del mundo exterior y el contexto histórico. De esta manera respondo en imágenes a la pregunta constante: <<¿Cómo se ve todo por allá?>>

“No podia estructurar una respuesta lógica.

“Traté de mantenerme en lo cotidiano de mis días, como la gente triste hace, obligándome a salir, distrayéndome en el deseo de que la vida continúe y la ambigüedad de la inevitable muerte presente en cada atmósfera caminada.

“Fragmentos de tristeza de la ciudad luz, siendo testigo de este momento de configuración entre lo que fue y lo que será.”

Veronique Chapuy

6

8

10

11

Boltanski

haunted_l2_zAutel de Lycée Chaces. 1986-1987

 

Tres apuntes rápidos en torno a la exposición Animitas de Chritian Boltanski abierta al público en el MARCO el pasado día 22 de enero.

  1. El anonimato que acompaña a la mayor parte de los retratos de esta muestra, así como los muchos otros (¿cientos, miles?) que emplea Boltanski en su obra, es una de las dos cualidades que explota el francés en ellos, la otra es que en su silencio pueden tomar la personalidad y carácter que mejor convenga al autor o al espectador, de ahí que sea indiferente su origen, no solo del medio del que están tomados (periódicos, revistas, folletos, pantalla TV, etc.), o quienes fueron en realidad. La aparente falta de calidad en ellos, su impresión fuera de foco, su incierta nitidez o acentuado altocontraste, no son más que otros tantos recursos que pone en juego Boltanski, para que en cada acomodo en el que participan se acentúe su carácter anónimo; y los más famosos anónimos, a los que todos rendimos homenaje, son las víctimas de accidentes o de la violencia social. política, religiosa, cultural. La fotografía facilita estas operaciones pues no hay nada en esos retratos que nos permita identificarlos, reconocerlos y aludir a ellos por nombre y apellido.
  2. Me gustaría ver uno de estos trabajos dedicado, por ejemplo, a los 43 estudiantes normalistas desaparecidos del municipio de Ayotzinapa en Guerrero. Ver sus retratos perfectamente identificados expuestos en esta especie de construcciones memoriales que crea Boltanski con fotografía, luz, cables, y cajas de metal. Esa sería la mejor medida en contra del olvido, la mejor forma de recordarlos no como ánimas, sino como mujeres y hombres de carne y hueso.
  3. Quiero pensar que el trabajo de Boltanski, sus intenciones, no se limitan a señalar las deficiencias de la fotografía, más bien, sus límites y falsas convicciones. Ni que se contenta con hablar del olvido, la memoria, el mundo material y el espiritual, la importancia del recuerdo, y del registro, el valor del archivo y su conservación. Quiero pensar que cada uno de sus trabajos posee, además de lo dicho, otros muchos significados: que si su trabajo ahora es un retrato rodeado por un rectángulo de focos de color verde, es para comunicarme algo muy distinto a que si me paseo por la instalación de ondulantes cortinas blancas, que si ahora estoy frente a una disposición rectangular de retratos cada uno con una lámpara que lo ilumina, significa otra cosa que simplemente un memorial; que su interés por el mundo del más allá, tiene más que ver con el de más acá y cómo hemos de preservarlo, cómo habremos de recodarlo. No sería esta la primer vez que la obra de un productor cobra vida, se va de sus manos e intenciones, y toma otro asiento en un círculo cultural más amplio que aquel en que fue y para el que fue concebida. Es cierto, que duda cabe, que el productor es el último en saber y entender qué es lo que hecho.
Ver también. http://www.veryrepresentar.blogspot.com
Milenio Diario
Imagen: http://www.guggenheim.org

El buen maestro

4014El día de ayer se dio a conocer el fallecimiento del arquitecto Macario Aguirre Puente; cosas de la vida a penas hacía un par de semanas se nos había adelantado otro insigne arquitecto, Eduardo Padilla. Curioso, ambos fueron compañeros en el Tecnológico de Monterrey, si Padilla formó parte de la primer generación de arquitectos formados en esta institución, Aguirre fue miembro de la segunda  o tercera. No está por demás decir que ambos sostuvieron una permanente preocupación por la arquitectura del noreste, por la arquitectura con raíces. Hasta ahí toda semejanza pues mientras Padilla fue un diseñador, un hacedor de arquitectura, Macario fue su teórico y sobretodo el mentor de muchas generaciones de arquitectos lo mismo del Tec, que de la UDEM y de la Universidad Autónoma de Baja California en Mexicali.

¿Quién o cómo se hace un buen maestro? Creo que, fundamentalmente, el creyente de su profesión, lo mismo el que cree en lo que hace en y con ella, como el que cree en lo que reflexiona sobre ella y la difunde a los demás. Si no tienes la convicción de ser arquitecto, contador, médico, abogado, poco o nada tienes que enseñar, que transmitir a los más jóvenes, pues lo que en verdad forma a las nuevas generaciones no son los conocimientos recién generados, las novedades en los procesos y la producción, o las ganancia con menor esfuerzo, lo que las forma y las lleva a dar ese paso adelante que superará al maestro, es la actitud, el compromiso, la postura que se tiene respecto a la arquitectura, la medicina, la contabilidad, etc., qué es, para qué sirve, a quién sirve, cómo sirve, cuándo sirve, son las respuestas y sobretodo las preguntas que un buen maestro deja sobre la mesa de sus alumnos, eso que no está en ningún libro o manual, eso que no ha dado lugar a un sitio nuevo, que no es un trend topic, o una respuesta viral, eso es lo que enseñan los buenos maestros, los que fueron, son y serán como Macario Aguirre.

 

Ver también: http://www.veryrepresentar.blogspot.com
Imagen: http://arquietecturasalbordedelacritica.blogspot.mx

Muralismo y New Deal

Katharsis

José Clemente Orozco. Katharsis (fragmento). 1934-35

Una buena parte de nosotros sabemos que el movimiento muralista de México, allá por la segunda década del siglo XX, es resultado, entre muchas otras cosas, del ejercicio de una política nacionalista que contaba con un par de objetivos muy claros, uno destinado al interior del país, el otro como parte de su política exterior. Sin duda, aquel, fue un momento de gran creatividad en el que confluyeron varios intereses, lo mismo de los propios pintores, músicos, novelistas, que de políticos, empresarios y la situación mundial, por ejemplo. El resultado de tales entrecruzamientos son los murales que nos legaron los pintores de aquel entonces. Tan exitosos fueron estos muros, como lo que no se dice o en lo que no se insiste de igual manera, o sea, la política estatal que los hizo posible; no olvidemos que, en última instancia, su presencia se debe al ejercicio del poder que José Vasconcelos supo ejercer desde la Secretaria de Educación Pública o la Rectoría de la Universidad de México.

Tampoco se suele hacer mención a cómo fue que estas acciones promovidas, publicitadas y proyectadas hacia el exterior por los agentes del gobierno mexicano, afectaron o influyeron en la parte correspondiente a las artes y cultura del llamado New Deal (1933-38) implementado por el presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt. Si bien al gobierno, o mejor dicho, a los gobiernos mexicanos, les había convenido tornarse momentáneamente en los príncipes renacentistas que promovían las artes para borrar la imagen de barbarie y salvajismo que había dejado la Revolución, a Roosvelt le sirvió, igual, para darse a conocer como alguien sensible a los problemas económicos de la población, pero también para, efectivamente, dar un empleo más o menos digno a pintores, músicos y escritores, como a una buena parte de la población golpeada por la crisis de 1929. Resultado del New deal como los murales, son los reportes de la Farm Security Administration que incluyen las famosos fotografías de Walker Evans, Dorothea Lange, Gordon Parks y/o Russeel Lee. Así pues, sin quizás haberlo pensado de esta manera, el apoyo gubernamental recibido por los artistas en tiempo de crisis, llevó, en México y los Estados Unidos, a la producción de magníficas obras que hoy día forman parte indiscutible de la cultura moderna de ambas naciones. (Sobre el New Deal y sus efectos en la construcción de la moderna sociedad norteamericana, recomiendo Men at Lunch, interesantísimo documental de Netflix).

 

Ver también: http://www.veryrepresentar.blogspot.com
Imagen: http://www.portalcademico.cch.unam.mx

El “arqui” Padilla

Arq Eduardo Padilla por J R Llaguno 02Eduardo Padilla Martínez-Negrete (1927-2016). Fotografía: Juan Rodrigo Llaguno

Ayer martes fue dado a conocer que el arquitecto Eduardo Padilla Martínez-Negrete había fallecido a la edad de 89 años.

Antes de escribir estas líneas me preguntaba qué habría sido de la actividad cultural de esta ciudad sin personajes como el Iguano, el arqui Padilla. Sí, las notas periodísticas que hoy difunden su deceso hablan de su trayectoria como arquitecto creador de algunas obras que hoy son emblemáticas de la ciudad, las parroquias de Fátima, Guadalupe y San Francisco, pero no hacen mención ni a su labor dentro de la arquitectura industrial (trabajos para Cervecería, Vitro. Hylsa, Metalsa, Pyosa, etc.) que no es poca cosa (logró su renovación), y más importante aún, como promotor cultural; tampoco se dice nada del porque su obra edilicia es trascendente lo que se debe a haber sido,  en esta ciudad, de los primeros en llamar la atención sobre la arquitectura como manifestación artística más allá del simple levantamiento de muros y firmes.

Mas de todo lo hecho, como apunto arriba, me quedo con lo que logró como promotor, como animador cultural, de entre sus actividades más recientes la creación de la  Cátedra Luis Barragán en el ITESM. Junto con Rogelio Sada y Enrique Canales, fundó el Centro de Arte Vitro, allá cuando finalizaban los años 70 del siglo pasado. Este Centro fue la primer plataforma local de importancia a través de la cual se reconoció y premió al talento local y regional; gracias a él se conoció la valoración de lo que se producía aquí, qué se pensaba de ello más allá de los límites de la ciudad. Por el Centro fue que se conoció a críticos tan importantes como Raquel Tibol, Teresa del Conde, Juan Acha, Fausto Ramírez, Jorge Glusberg, y aparecieron nombres como los de Julio Galán, Adriana Margain, Juan Carlos Merla. Los Salones de Arte Vitro (la actividad principal del Centro) fueron a lo largo de una década el evento más importante de la ciudad y para el cual la casi totalidad de productores en activo se preparaba para participar, nada que ver con las escuálidas cifras que tienen hoy día los certámenes regionales e incluso nacionales. (Hay otro rubro que tendrá que estudiarse a fondo en otra ocasión y del que fue también su principal promotor, hablo de la influencia que ejerció en el Diseño Gráfico, al grado de poder hablar de la historia de este medio en Monterrey antes y después del Centro de Arte Vitro).

Si todo lo anterior fue posible, se debe, ya lo he dicho, a que hubo gente como Eduardo Padilla que entendieron que las actividades culturales debían ser parte indivisible del desarrollo de una ciudad; que una sociedad como la regiomontana no podía darse el lujo de vivir de espaldas a las artes que se cultivaban a su interior, que necesitaba hacer de ellas una más de sus prácticas, una más de las actividades en las que tendría que sobresalir.

Estoy seguro que el día de mañana, cuando se escriba la historia de la cultura de Nuevo León en la segunda mitad del siglo XX, su nombre aparecerá de nuevo, se reconocerá su labor y aportaciones en todos los campos en que estuvo involucrado, y sobretodo, se le agradecerá el haber entregado parte de su tiempo, esfuerzo y profesionalismo, a una labor de la que hoy todos gozamos y nos beneficiamos. Descanse en Paz.

 

Entre otras, estas diez

A partir de esta fecha, y esperamos que por lo menos durante todo este año, cambiará el formato y contenido de este Blog. Hasta ahora el texto que publica originalmente (que se escribe para) Milenio Diario, se repetía en dos Blogs, este y el que se encuentra en el sitio http://www.veryrepresentar.blogspot.com. Reconocemos que este proceder (la triple publicación del mismo material) no trae consigo cambios y/o efectos significativos, razón más que suficiente para introducir algunas modificaciones, por ejemplo, dejar tal cual las publicaciones del  diario en papel y la de la dirección blogspot, en tanto que en esta introducir algunas novedades.

Ya que no se repetirá el texto publicado por Milenio Diario, se tomará de ahí algún punto, algún tema o comentario, que deba, a juicio de quien escribe o por sugerencia de algún lector, ser ampliado o contemplado desde otro(s) punto(s) de vista. Ese, pues, será el tema de la semana y será mucho más breve que los textos anteriores. Se trata de que ambos Blogs realmente se complementen entre sí, y así justifiquen plenamente su existencia.  Por otra parte, la misma brevedad de estas entradas, dará oportunidad,  durante la semana, de regresar al tema, introducir alguna variante del mismo, o agregar uno nuevo según sean la circunstancias y oportunidades, por lo que el tema abordado siempre podrá ser enriquecido con el paso del tiempo, con la perspectiva temporal, que sin falta nos ofrece una oportunidad diferente de comentario.

Igualmente, procuraremos incluir en este Blog, otro tipo de materiales, especialmente sonoros, Podcast, que si bien se referirán a los mismos temas, el cambio de uno a otro medio, consideramos, hace más atractivo el sitio. También se podrán incluir audio, texto o vídeos de otros autores que también complementen, comenten o discutan lo dicho y apuntado. La idea es no sólo ampliar en cuanto a contenido y formato este Blog, sino también hacerlo más atractivo hasta donde den todas las posibilidades.

Esperamos pues, que ustedes lo disfruten y nos sigan favoreciendo con el favor de su atención.

 

 

0d19334002bba090b7fffac891693a4a

La imagen que vemos fue ampliamente difundida a principios del mes de septiembre del año pasado y corresponde al cuerpo sin vida de Alan Kurdi, un niño sirio de tres años, víctima de uno de los tantos naufragios de refugiados (lo mismo da si son de Siria que de la India, de Afganistán u Honduras) que atestan aterrorizados por la guerra las frágiles embarcaciones en las que buscan encontrar una libertad que se les niega reiteradamente. La fotografía fue tomada por la fotoreportera Nilufer Demir. Nada en ella nos habla de muerte o terror y aunque es poco probable que se encontrara un cuerpo así en tales circunstancias por otras razones –que estuviera dormido o jugando– no hay ningún signo externo de violencia que haga sospechar su fallecimiento, si nos es claro se debe fundamentalmente al encabezado de los diarios. Lugo entonces, el valor de la imagen, al margen de la oportunidad y los tecnicismos correspondientes, radica más que en la misma imagen, en lo que no está en ella, es decir, en lo que nos lleva a inferir. No repetiré aquí el debate que se desató precisamente por lo que vemos y no vemos en la fotografía, las políticas migratorias de la Unión Europea, el renacimiento de la xenofobia y racismo, el sinsentido de las guerras internas en los países más desfavorecidos, las absurdas matanzas en nombre de la limpieza étnica, de esta o de aquella religión. Sí apunto, en cambio, dos aspectos que tienen que ver directamente con la imagen misma. La primera se refiere al debate sobre la difusión pública de estas imágenes, sobre si deben o no publicarse, no tanto por una falsa moral que se escandaliza con estos hechos, sino por sumar una imagen más a la iconósfera ya suturada de por sí con imágenes de crueldad y violencia como nunca antes se ha visto. El hecho que la imagen del cuerpo de Alan sea incruenta no quiere decir que no sea muestra del salvaje trato que reciben los más débiles de la sociedad, mujeres, niños, ancianos.

El otro tema se refiere al uso, a la manipulación a la que están sujetas estas imágenes. Sabemos que una vez publicadas, las políticas de asilo se vuelven más dóciles, que las fronteras se abren y/o que incluso otros países se ofrecen voluntariamente a recibir a aquellos que han sido rechazados en otros lugares. ¿Estamos frente al poder de la imagen; de aquello que pudiera ser modificado al mostrar sus consecuencias de manera directa, descarnada? O más bien se trata de la hipocresía con que día a día nos vamos acostumbrando a manejar estos temas. Mañana al cerrarse nuevamente las fronteras, al aparecer cientos, miles de otros perseguidos e inmigrantes ilegales, ¿cuántos Alan necesitaremos para revertir una vez más sus efectos?, ¿no estará la fotografía, esta clase de fotografía, sirviendo de paliativo, de placebo salvífico, para la consciencia poco solidaria, poco humanitaria, poco caritativa de pueblos y gobernantes? ¿No podría servir para algo más la fotografía?

 

Ver también: Milenio Diario;
http://www.veryrepresentar.blogspot.com
Imagen: http://www.noticiasmvs.com
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.