David Verástegui

 El surrealismo se caracteriza por su bastedad, su alcance y la enorme repercusión que tuvo en el mundo del arte durante el siglo XX. A pesar que su planteamiento estrictamente literario, realizado por André Bretón, esta corriente no tardó en expandirse en otros ámbitos artísticos. En su manifiesto, el autor menciona que el surrealismo es:

“sustantivo masculino. Automatismo psíquico puro por cuyo medio se intenta expresar, verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento. Es un dictado del pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral.” (Bretón)

El cine, las artes plásticas, la música y la fotografía se nutrieron de las incipientes nociones de la vanguardia, que ya comenzaba a crear ruido en todo el ámbito intelectual. Cómo lo menciona Bretón, automatismo psíquico es la base de dicha corriente, que busca llegar a una noción verdadera del ser humano. El surrealismo tuvo una gran asimilación en el mundo del Arte, y la fotografía buscó la forma de experimentar, desde el nivel técnico y conceptual, para plasmar el universo surrealista, los sueños, la aparente irracionalidad del automatismo.

Junto con las vanguardias, la fotografía fue parte del discurso del arte más allá de la documentación “objetiva” de la realidad. Esto se manifestó con la manipulación formal; el uso de collage, la alteración del negativo, la edición,  que mostraban la enorme gama de aspectos que se podía hacer con la fotografía. Además que la mirada del autor se desvió a buscar conceptos distintos que los llevaran a nuevas formas de experimentar la realidad, la subjetividad.

“Es precisamente en el momento en el que la fotografía se despreocupa de su condición artística, desligándose de los planteamientos estéticos tradicionales, cuando adquiere un estatus creador, pero ahora es la fotografía una disciplina autónoma, así es que se convertirá en un medio de expresión para todos los creadores transgresores de los años veinte y treinta que son los afiliados al movimiento surrealista.” (Pérez Martínez)

 La fotografía Surrealista se desplegó en distintas formas de acuerdo el fotógrafo, el contexto, la experiencia, pero siempre hubo características en común. El caso que me interesa destacar es la fotógrafa Alemana Grete Stern (1904-1999). Ésta vivió en Alemania, Inglaterra y Argentina. Desde joven tiene una educación privilegiada, siendo alumna de Walter Peterhans en la Bauhaus. Cuando Hitler sube al poder, emigra a Inglaterra, donde conoce a su futuro esposo, el fotógrafo argentino Horacio Coppola. Abren un estudio de fotografía y publicidad y pocos años después se trasladan a Buenos Aires, donde vivirá el resto de su vida.

 El contexto artístico en Buenos Aires era bastante deficiente a principios del siglo XX. El arte plástico comenzaba a tomar fuerza, no existía todavía un estilo propio hasta finales del XIX, copiaban las tendencias dominantes y había una especie de academia, el grupo Nexus, quienes decidían “que” y “quienes” eran el “Arte” en Argetina. Nexus estaba formado por los grandes de la época: Fernando Fader, Cesaréo Quirós, Pío Collivadino, principalmente, con un estilo prácticamente decimonónico. Para Stern no fue fácil introducirse en un contexto machista y retrógrada, pero no por ello cedió. Luchó, experimentó, hasta crear un estilo propio que caracterizó su discurso.

 En este periodo, Con el grupo Nexus al frente, el contexto falocéntrico de mediados del siglo XX, tenemos la primera artista que va a ser  revolucionaria en Argentina con la simple idea de su sexo: “femenino”. Una mujer creando arte era un paradigma, una trasgresión a las normas del arte académico. Entre 1948 y 1952 realiza fotomontajes semanales para la ilustración de sueños en la sección de Psicoanálisis, en la revista Idilio. Este periodo es el de más impacto y trascendencia de su obra. Está caracterizado por manipulaciones para destacar el papel femenino en la sociedad. 

“Mediante la composición de los sueños, Grete canalizó sus diatribas conscientes y expresó lo que permanecía latente en el inconsciente social de la época. Sin embargo, el ambiente sociocultural poco preparado, nada dispuesto, no le prestó la atención adecuada que merecía. Durante más de treinta años, este trabajo, fue sistemáticamente soslayado.” (Manrique)

La parte que me interesa de su arte, es la reflexión sobre la condición de la mujer, sus sueños y  traumas mostrados en fotomontajes impecables. Stern es muy experimental en su forma, busca crear un ambiente a partir de collage, de recortes, alteraciones de tiempos y químicos en el revelado y ampliación, que desembocan en un repertorio de fotografías feministas, que plasman los sueños, aspiraciones y miedos de la mujer.

 Las cinco fotografías que muestro están registradas en un contraste de blanco y negro y modificadas en el laboratorio a modo de montaje. La primera, (Sin título 1949), muestra una mujer golpeando frenéticamente una puerta que está agrandada y por ende, no alcanza la manija, además de que ella se ve chiquitita. En la segunda (Sin título 1949) vemos a una mujer, vestida burguesamente sentada en su sillón abanicándose, dentro de una pequeña jaula de pájaros. La tercera muestra unos glúteos femeninos con unas manos acercándose a ella en una forma muy libidinosa, esta imagen arriba de la espuma del mar. En la cuarta (Sin título 1949) está una mujer cargando pesadamente una piedra sobre una colina haciendo una intertextualidad con el mito de Sísifo. Podemos deducir que esta mujer llegará a la cima y la piedra caerá, de este modo ella estará sumida en la penosa tarea de subir la piedra eternamente sin resultado alguno. La última fotografía está hecha con una mujer de sostén de lámpara y la mano de un hombre que busca encenderla.

Evidentemente tenemos temas recurrentes y un discurso sólido: la condición de la mujer en la época; Una mujer cosificada, desplazada. La mujer en los sueños de Stern es de una condición oprimida, sus placeres son rebajados hasta el nivel más patético, igual que sus frustraciones.

Ante esta perspectiva: mujer cosificada, convertida en útil trivial, Grete respondió mordazmente y echó su ácida crítica sobre el machismo preponderante; tanto el del hombre como el de la mujer. Y tal vez lo que más la sublevó, fue que ese sometimiento estuviera asimilado socialmente, interiorizado por sus víctimas. Por esto es que Grete, con agallas, no se detuvo en la mirada lastimera del género, sino que avanzó sobre las consecuencias alienantes de esa resignación, caricaturizando el goce artificial que la mujer estaba obligada a expresar por la naturalización de lo impuesto, tanto sutil como explícitamente.” (Manrique)

Sus obras son de carácter onírico, tienen una sensibilidad y una aproximación hacia el estado de cosificación femenino muy bien logrado. La fotografía del cuerpo fragmentado me parece un tema de actualidad, pues seguimos insertos en una mentalidad falocéntrica donde la mujer existe, en muchos casos, existe en función del hombre y por más apertura femenina, todavía podemos ver que es presentada como un objeto erótico.

La obra de Stern me remite a las teóricas francesas feministas, Julia Kristeva y Luce Irigaray, tanto por su conexión con el psicoanálisis como la defensa de la mujer. Cuando veo las fotografías de Stern, me parece la metáfora de la teorización de estas filósofas. Igualmente me recuerda a la fotógrafa canadiense Nathalie Daoust, la cual reflexiona sobre la corporeidad femenina, sobre el sexo, sobre la desnudes. También me viene a la mente las fotografías de cuerpos fragmentados de Helmut Newton con un parecido en la tonalidad, en el contraste y en el concepto. Finalmente, aunque no es parecido en su idea, a nivel técnico de la experimentación con el collage, me parece mucho al trabajo del fotógrafo estadounidense Witkin.

 Bibliografía

 Bretón, Andre. Primer manifiesto surrealista.  Pag web: http://patiotrasero.bligoo.com/content/view/215990

 Pérez Martínez, Ana. El surrealismo en la Fotografía. Pag web:

http://www.picassomio.com/art-articles/el-surrealismo-en-la-fotografia.html

 Biografía de Grete Stern

Pag Web: http://www.elangelcaido.org/fotografos/gstern/gsternbio.html

 Manrique, Andrés. Grete Stern. Pag Web: http://www.temakel.com/osstern.htm